Click here for English

DENVER – La Ciudad de Denver y el programa Cuidando a Denver, una nueva iniciativa financiada con impuestos para apoyar los programas de salud mental, no están utilizando los millones de dólares que tienen disponibles. El programa también carece de una estrategia y objetivos claros, según una nueva auditoría del Auditor de Denver Timothy M. O’Brien, Contador Público Certificado.

“La ciudad, Cuidando a Denver y muchos otros grupos comunitarios trabajan arduamente para encontrar soluciones para las personas más necesitadas al abordar los problemas de adicción y salud mental y al mantener a las personas fuera de la cárcel”, dijo el Auditor O’Brien. “Cuidando a Denver debería utilizar su gran saldo de fondos para impulsar estos programas tal y como pretendían los votantes”.

La Fundación Cuidando a Denver se creó después de que los votantes aprobaran un aumento del 0.25% en los impuestos sobre las ventas y el uso en 2018, específicamente para financiar los servicios de salud conductual para los residentes de la ciudad. Al menos el 10% de los ingresos fiscales regresa a la ciudad para financiar alternativas a la cárcel, entre ellas el programa de respuesta conjunta de la ciudad. Además, en los primeros dos años, la ordenanza destina a la ciudad otro 10% de los ingresos para crear una instalación que provea alternativas a la cárcel para personas con necesidades de salud mental y/o con trastornos por el consumo de sustancias.

La fundación recibe fondos sustanciales de los contribuyentes, muchos de los cuales aún tienen que ser distribuidos. A fecha de 31 de mayo de 2020, la fundación había acumulado casi $41.5 millones en ingresos fiscales sin gastar. La ordenanza de la ciudad y el contrato de la ciudad con Cuidando a Denver destinan estos ingresos a los servicios públicos que abordan la salud mental, la prevención del suicidio y el abuso de sustancias, entre otros problemas.

Para entonces, la fundación había otorgado alrededor de 2.5 millones de dólares en subvenciones, que en gran parte se destinaron a fondos específicos de la ciudad requeridos por la ordenanza del programa. Se otorgó una subvención de casi 2 millones de dólares al programa de respuesta conjunta del Departamento de Policía de Denver en asociación con el Centro de Salud Mental de Denver y para lanzar un programa piloto de respuesta alternativa. Hasta ahora, las entidades externas y los proveedores de servicios han recibido muy pocos fondos de subvención por parte de este programa.

“Mire lo que está haciendo la ciudad con 2 millones de dólares y luego piense lo que podrían estar haciendo los grupos comunitarios con los otros millones que no se han otorgado en fondos de subvenciones”, dijo el Auditor O’Brien. “Cuidando a Denver necesita un plan y una mejor supervisión de la ciudad para distribuir el dinero, para que así las organizaciones puedan probar nuevas iniciativas y hacer un mayor bien”.

Algunos de los problemas que identificamos podrían mejorarse si el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Denver supervisara mejor la fundación y si la fundación tuviera un plan estratégico como lo requería la ordenanza que aprobaron los votantes.

En 2018, se añadió el requisito de crear un plan estratégico al proyecto de ley sometido a referéndum, ya que las descripciones imprecisas de cómo la fundación podría usar el dinero de los impuestos para otorgar subvenciones generaban inquietud. Aunque la fundación desarrolló un reporte de prioridades de financiamiento en enero de 2020, le faltaban metas, objetivos, estrategias, indicadores de desempeño y cronogramas claros.

Como se indica en el reporte, al carecer de un plan estratégico, la Fundación Cuidando a Denver utilizó de manera inadecuada sus considerables recursos financieros para llevar a cabo los objetivos de la ordenanza. Aunque los funcionarios de Cuidando a Denver dicen que aprobaron recientemente un nuevo plan estratégico, se necesitará una futura auditoría de seguimiento para confirmar que se incluyeron todos los elementos clave.

“Esta no es la primera vez que observamos cómo los fondos de los contribuyentes se acumulan en las cuentas bancarias de las organizaciones sin fines de lucro afiliadas a la ciudad”, dijo el auditor O’Brien. “La ciudad debe garantizar que las nuevas organizaciones sin fines de lucro que estén vinculadas a las medidas aprobadas por los votantes se establezcan con una dirección clara”.

Los funcionarios nos dijeron que el programa y el contrato de Cuidando a Denver se inspiraron en otra organización sin fines de lucro respaldada por los impuestos sobre las ventas y el uso aprobados por los votantes: el Programa Preescolar de Denver. Realizamos una auditoría a este programa en el 2019 y también tuvimos inquietudes parecidas respecto a los grandes saldos de fondos. Sin embargo, en este reporte señalamos que el Programa Preescolar de Denver tenía un marco más sólido para su planificación estratégica, la supervisión de la ciudad y la rendición de cuentas.

Nuestra auditoría a Cuidando a Denver encontró que no estaba clara la función supervisora que Salud Pública de Denver ejerce sobre la Fundación Cuidando a Denver. La fundación es independiente de la ciudad; sin embargo, la ciudad sigue siendo responsable de ella en términos económicos. La ciudad utiliza un fondo de ingresos especial para apoyar el programa y el dinero no proviene directamente del Fondo General. No obstante, los funcionarios de Salud Pública dijeron que no estaban seguros sobre su función de supervisión porque aún pueden pedir su propia subvención a la fundación.

El director ejecutivo del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente es miembro designado de la junta directiva de la Fundación Cuidando a Denver. El director ejecutivo designó a otro empleado del departamento para que fuera parte de la junta porque le preocupaba que hubiera conflictos de intereses. Concretamente, al director ejecutivo de Salud Pública le preocupaba tener la autoridad de entregar el dinero de los impuestos a la fundación cuando a su vez se encarga de solicitar fondos a la fundación. Además, trabaja para la junta que decide dónde otorgar los fondos de la subvención.

Nuestra oficina recomienda que Salud Pública proponga actualizaciones tanto a la ordenanza como al contrato con la Fundación Cuidando a Denver para aclarar cómo se supervisa. Salud Pública no estuvo de acuerdo con nuestra recomendación de aclarar la ordenanza y dijo que se pueden realizar los cambios necesarios revisando únicamente los términos del contrato.

Tanto Salud Pública como la Fundación Cuidando a Denver estuvieron de acuerdo con todas las demás recomendaciones de la auditoría.

Estas son otras áreas de preocupación en las que recomendamos medidas correctivas:

  • Cómo Cuidando a Denver usa fondos no restringidos y transfiere los fondos no gastados.
  • Las cuentas bancarias utilizadas para mantener los fondos de Cuidando a Denver excedieron los límites de seguro de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés).
  • Asegurar que las subvenciones de Cuidando a Denver a los programas de la ciudad complementen los fondos existentes en lugar de reemplazarlos.
  • La falta de una licitación competitiva para el contrato Cuidando a Denver.
  • Declaraciones inconsistentes de los miembros de la junta sobre los conflictos de intereses.

El informe señala que una cultura de gobierno sólida y transparente es fundamental para la credibilidad de la Junta Directiva de Cuidando a Denver, así como para la propia fundación.

“Los votantes de Denver aprobaron la ordenanza Cuidando a Denver fundamentándose en la urgencia de abordar la crisis de los opioides, el apoyo a las personas sin hogar y otros asuntos de salud conductual que afectan a nuestra comunidad”, dijo el Auditor O’Brien. “Una vez se implementen nuestras recomendaciones y haya una supervisión adecuada, Cuidando a Denver tiene el potencial de hacer mucho bien a las personas que más lo necesitan en nuestra comunidad”.

Lea más sobre todas nuestras recomendaciones en el reporte de auditoría que verá a continuación.

Lea la auditoría Cuidado a Denver

%d bloggers like this: