Click here for English

DENVER – El Programa de Reparación de Aceras del Vecindario de la Ciudad y el Condado de Denver lleva décadas de retraso y no garantiza que las aceras sean accesibles para todos, según una nueva auditoría del Auditor de Denver, Timothy M. O’Brien, Contador Público Certificado.

“Los espacios públicos como las aceras deben ser accesibles para todos”, dijo el Auditor O’Brien. “No creo que este programa esté beneficiando a nadie en este momento. Tal y como está configurado actualmente, el programa no atiende ni a los propietarios de las viviendas adyacentes a las aceras ni a las personas con diferentes necesidades de movilidad”.

Los líderes de la ciudad optaron por no exigir, en sus normas y regulaciones, el cumplimiento de las pautas que establece la Ley para Estadounidenses con Discapacidades, también conocida por su acrónimo ADA. Los funcionarios de la ciudad también subestimaron gravemente el número de aceras en Denver que necesitarían reparaciones, según los hallazgos del equipo de auditoría.

Nuestra auditoría examinó cómo el Departamento de Transporte e Infraestructura diseñó el programa a partir del 2018 y cómo se han implementado las inspecciones y reparaciones de las aceras desde entonces.

Sidewalk in DenverEn Denver, la reparación de aceras ha sido responsabilidad del propietario adyacente desde la década de 1950. En 2017, el Consejo de la Ciudad estableció un fondo para poner en marcha el programa de reparación de aceras para abordar de manera proactiva las aceras en toda la ciudad que están “dañadas, desniveladas o con una pendiente excesiva”.

Los funcionarios de la ciudad dividieron la ciudad en 11 regiones para determinar las prioridades en las reparaciones. Para ello tuvieron en cuenta las áreas con las tasas más bajas de propietarios de automóviles, las tasas más altas de personas con discapacidades y las aceras más dañadas cerca de las escuelas y el transporte público.

Los administradores del programa establecieron el objetivo inicial de completar una de las 11 regiones cada año. Sin embargo, se ha completado menos del 25% del trabajo en la primera región y los administradores de la ciudad estiman que se tardará más de 50 años en completar el programa.

“Al ritmo actual, cuando la ciudad termine de inspeccionar todas las regiones, las primeras regiones necesitarán urgentemente nuevas reparaciones”, dijo el Auditor O’Brien.

Los auditores también encontraron que las normas y regulaciones originales del programa no fueron diseñadas para cumplir con los estándares de la ley ADA para rutas accesibles.

  • Las regulaciones del programa no requieren un espacio de paso de 5 pies de ancho cada 200 pies cuando una acera tiene menos de cinco pies de ancho.
  • El programa permite inclinaciones transversales de hasta un 5%, en lugar de la inclinación máxima del 2,08% establecida por la ADA. La inclinación transversal determina el nivel de inclinación de la acera de lado a lado.
  • Las regulaciones permiten cambios de elevación de hasta tres cuartos de pulgada entre los tramos de la acera, lo cual supera el máximo de media pulgada establecido por la ADA.

Las aceras desniveladas, las aceras inclinadas y las aceras excesivamente estrechas pueden crear verdaderos desafíos de movilidad para las personas con discapacidades físicas, las personas mayores que tienen otras necesidades de movilidad y los padres que caminan con niños pequeños en carriolas. Esto significa que algunos de los residentes de Denver no acceden por igual a aceras seguras y accesibles.

“Hice un recorrido a pie por algunas de las aceras de Denver con miembros de la comunidad que tenían distintas necesidades de movilidad”, dijo el Auditor O’Brien. “Y vi cómo las personas que usan sillas de ruedas o los padres con carriolas pueden verse obligados a caminar por la calzada o a tomar largos desvíos simplemente para desplazarse por sus vecindarios”.

Debido a que el programa de aceras no fue diseñado para cumplir con los requisitos de la ADA, el equipo de auditoría encontró que algunas aceras que ya se repararon en la primera región no cumplen con estos requisitos. En otras palabras, los propietarios probablemente tuvieron que pagar para reparar algunas aceras y esas aceras todavía no son accesibles para todos.

El personal del Departamento de Transporte e Infraestructura no pudo proporcionar una explicación de por qué sus reglas y regulaciones no se adaptan a los estándares de la ley ADA. El personal dijo a nuestro equipo de auditoría que los gerentes anteriores fueron los que tomaron la decisión, probablemente para mantener los costos de los propietarios lo más bajos posibles.

Nuestro equipo de auditoría también descubrió que el Programa de Reparación de Aceras en el Vecindario no ofrece opciones asequibles a todos los residentes de Denver. Para ayudar a compensar el costo de las reparaciones obligatorias a través de este programa, la ciudad ofrece planes de pago y descuentos para facilitar la asequibilidad a los propietarios de viviendas que cumplan con los requisitos. Sin embargo, los propietarios que se encuentran fuera de la región actual del programa no son elegibles para acceder a opciones asequibles.

La ciudad tiene otros programas de reparación de aceras, que incluyen una opción basada en quejas. Las reparaciones que se realicen en otras regiones tras la presentación de una queja a la ciudad no son elegibles para recibir asistencia, pese a que la ciudad exige que se realicen esas reparaciones.

Descubrimos que los gerentes del departamento subestimaron la cantidad de aceras del vecindario que necesitan reparaciones y cuántas de esas reparaciones caerían bajo la responsabilidad de los propietarios de viviendas. Alrededor del 80% de todas las aceras inspeccionadas en la primera región han requerido hasta ahora reparaciones, al menos seis veces más de lo que estimó el departamento. Los propietarios fueron responsables del 80% de esas reparaciones, el doble de lo que predijo la ciudad.

Al subestimar el alcance del programa, los funcionarios de la ciudad crearon plazos inalcanzables para el personal y expectativas incorrectas para los residentes.

A fecha del 2 de septiembre de 2020, el Departamento de Transporte e Infraestructura informó que solo completó alrededor de 1,100 inspecciones en la primera región. El único inspector del programa renunció a su puesto en diciembre de 2019, después de haberse realizado la última inspección el 25 de octubre de 2019. El departamento suspendió los planes para cubrir ese puesto en primavera de 2020 debido a la pandemia de COVID-19.

Los funcionarios también dicen que moderaron su enfoque proactivo para evitar abrumar a los residentes con los costos de reparación. Pusieron oficialmente el programa en pausa en mayo con la intención de reanudarlo en julio.

Los administradores comentaron que han mantenido conversaciones informales sobre cómo mejorar el lento desarrollo del programa. Por ejemplo, hablaban de la posibilidad de contratar más inspectores, integrar el programa con el mantenimiento de las calles, alterar el financiamiento del programa, expandir las opciones de asequibilidad, regresar a un programa basado únicamente en quejas o incluso clausurar el programa.

“La intención de esta auditoría no es decirle a la ciudad que se rinda en algo que resulta claramente difícil”, dijo el Auditor O’Brien. “En cambio, espero que la ciudad utilice nuestros hallazgos y recomendaciones para recuperar el rumbo de este importante programa”.

Sin unas metas establecidas y sin un monitoreo y evaluación continuos de las reparaciones que ya se han completado, el departamento no puede garantizar que las reparaciones cumplan con todos los criterios pertinentes y que el programa cumpla con los resultados previstos. Nuestras recomendaciones incluyen realizar una evaluación de necesidades, actualizar el diseño del programa, revisar la ordenanza de la ciudad para detectar posibles cambios, hacer cumplir los estándares de la ADA y las regulaciones del departamento, monitorear los datos de desempeño del programa y documentar las políticas y procedimientos en varias áreas.

El Departamento de Transporte e Infraestructura estuvo de acuerdo con todas nuestras recomendaciones.

Lea la auditoría

%d bloggers like this: